google-site-verification=vFyTcqpT27zWrkZJ7jaeSa2MoPOItD9vRRkHuUxCGQk
top of page
Search
  • Writer's pictureLuis Palacios Araus

El coste de decir que no

Una persona se queja de que en el trabajo sus compañeros "se aprovechan" de su buen voluntad. A veces le piden cambios de turno desventajosos, le encomiendan las tareas más pesadas o le dificultan acceder a las actividades formativas más enriquecedoras. Por otra parte, con su pareja le pasa algo parecido, y también en sus grupos de amigos.


En realidad, le cuesta negarse a cualquier petición que recibe porque no quiere "pagar" el precio del enfado o el rechazo de sus compañeros de trabajo o de sus relaciones personales.

decir no

Su esperanza consiste en esperar que sean las personas que le rodean las que se "autolimiten" y tengan una actitud respetuosa. De esta forma, evitaría sentirse maltratado y se ahorraría el coste de la agresividad que puede conllevar negarse a cumplir las expectativas de los otros.


Esta esperanza se cumple en escasas ocasiones. Ya sea porque las personas tendemos a buscar nuestro propio interés o por el carácter subjetivo de hasta qué punto determinadas situaciones se pueden considerar poco respetuosas.


Una vez más se repite en psicología, la tendencia a confiar en que los demás cambien su forma de actuar, y así, yo pueda continuar haciendo lo mismo. Curiosamente, esta actitud de que hagan el esfuerzo del cambio los otros mientras yo permanezco de brazos cruzados tiene un punto abusivo.



42 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentários


bottom of page