google-site-verification=vFyTcqpT27zWrkZJ7jaeSa2MoPOItD9vRRkHuUxCGQk
 
Search
  • Luis Palacios Araus

El osito de peluche


Quizás tengamos el recuerdo de aquel osito de peluche que nos acompañaba en nuestras noches de infancia. Si todavía está por casa, a los ojos del adulto les puede resultar difícil identificar en él, la fuente de cariño y protección que representó en su momento.


El osito de peluche, y otros elementos similares como pueden ser una almohada o una mantita, puede representar para el niño una especie de "madre suplente" que le sirve de consuelo y le facilita la separación durante la noche de la madre real.


Pasan los años, puede resultar extraño y lejano lo importante que llegó a ser para nosotros aquel osito. Sin embargo, no es tan raro que llevemos determinado colgante, ese reloj o aquella foto en el móvil como un amuleto asociado a esa persona que tuvo tanto protagonismo en nuestra vida.


Recordándonos que todavía vive en nosotros el niño que fuimos y, de alguna forma, sintiendo su necesidad de aquella compañía.

155 views0 comments

Recent Posts

See All