google-site-verification=vFyTcqpT27zWrkZJ7jaeSa2MoPOItD9vRRkHuUxCGQk
top of page
Search
  • Writer's pictureLuis Palacios Araus

La primera familia

Se ha denominado “la primera familia” a un conjunto de más de 200 fósiles de unos 17 australopitecos que debió vivir en Afar (Etiopía) hace unos 3,2 millones de años. Todos los fragmentos se han encontrado reunidos en un mismo estrato y no hay marcas en los huesos de carroñeros, ni carnívoros. Por ello, se considera probable que fallecieran a la vez debido a algún tipo de accidente, quizás una inesperada inundación.

Se han incluido en el grupo de Australopithecus afarensis. Los australopitecos serían los antepasados de las primeras especies del género Homo. Aunque presentan una elevada variabilidad, básicamente, su aspecto y capacidad craneal debió ser similar a la de un chimpancé, pero podían andar a dos patas, más o menos, como un humano. Casi como curiosidad, a esta misma especie pertenece "Lucy", un fósil encontrado en esta misma área geográfica, especialmente bien conservado y relativamente famoso.


Se trata de un yacimiento único porque constituye la primera referencia de un grupo en la línea evolutiva que conduce a nuestra especie. El hallazgo de este yacimiento demuestra que, al menos, una especie de australopiteco vivía en comunidades. Posiblemente, el grupo ofreció una importante capacidad defensiva a unos individuos que ni tenían “armas” naturales, como garras y caninos, ni la capacidad de huir a una elevada velocidad.


En un principio, el equipo de Owen Lovejoy propuso para este grupo una estructura relacional basada en la formación de parejas monógamas. Este planteamiento estaría sustentado en la presencia de escaso dimorfismo sexual, es decir, las hembras y los machos serían parecidos, incluyendo aspectos como el tamaño corporal y el desarrollo de los caninos. A su vez, un escaso dimorfismo sexual, por comparación con otros primates, se ha asociado a una baja competencia entre los machos por las hembras y conducta monógama. Sin embargo, tanto el grado de dimorfismo sexual presente en estos fósiles, como su posible asociación con la monogamia, ha sido cuestionado por otros autores.


Más allá de la interpretación que se pueda hacer de la estructura relacional, este hallazgo aporta una clara evidencia del primer comportamiento grupal del linaje humano. Esta “grupalidad” pudo jugar un papel clave en el éxito evolutivo de los australopitecos y, con el paso del tiempo, favorecer la aparición de nuestra especie.


Referencias


García-Martinez, D.G. & Palancar, C.A. “Australopithecus”. Ed. Salvat. Colección Evolución Humana. 2023.


Plavcana, J. M. et al. "Sexual dimorphism in Australopithecus afarensis revisited: How strong is the case for a human-like pattern of dimorphism?". Journal of Human Evolution. 48:313-320. 2005.


Reno, P.L. et al "Sexual dimorphism in Australopithecus afarensis was similar to that of modern humans”. The Proceedings of the National Academy of Sciences. 100:9404-9409. 2003.


1,213 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page